31 de octubre de 2011

Alas alemanas, impulso americano


Lufthansa ha invertido 27.000 millones de euros a escala mundial en 2011 y ve a Latinoamérica como una pista estratégica para su crecimiento. La expansión de la red y el incremento de la capacidad son los motores que activan su vuelo

Su experiencia, el conocimiento de indicadores macroeconómicos y el desempeño de Lufthansa en Latinoamérica forman parte del combustible que le permite a Jürgen Siebenrock, vicepresidente para las Américas de la aerolínea, avizorar buenos pronósticos para la transportista aérea alemana en la región.

Se trata de un mercado estratégico para Lufthansa. “Si bien existen situaciones de crisis en otras plazas del mundo, Sudamérica en especial ha demostrado un crecimiento muy fuerte y estabilidad. Esta zona ha sorteado las dificultades económicas y refleja números positivos; de allí que nuestro objetivo es desarrollar el negocio en lo que se refiere a capacidad y expansión de las redes”, afirmó el vocero, en el marco de su reciente visita a Caracas.

Venezuela es el segundo destino en importancia para la región, luego de Brasil. Sin embargo, nuestra nación fue la primera que el ejecutivo incluyó en su itinerario de trabajo luego de que asumiera el cargo, debido a que, precisamente este año, la empresa está celebrando cuatro décadas de operaciones en el país.

Cual avión preparado para alzar vuelo, Siebenrock conversó con PRODUCTO acerca de los proyectos de la aerolínea para América Latina y de los logros globales en el último semestre.


Foco en la región

En la actualidad, Lufthansa opera 38 vuelos semanales desde Fráncfort a cinco ciudades de la región: Sao Paulo (Brasil), Buenos Aires (Argentina), Caracas (Venezuela), Bogotá (Colombia) y Ciudad de México (México).

El dinamismo de la transportista germana en el espacio latinoamericano da luces de su interés en potenciar su crecimiento. Muestra de ello, dijo el vicepresidente para las Américas, es la activación de la ruta a la capital del país neogranadino el año pasado, el comienzo de operaciones a Río de Janeiro este mes de octubre y la próxima apertura del servicio a Múnich desde la capital azteca, prevista para marzo de 2012.

“En los últimos seis meses, aumentamos la capacidad en 50%. En el caso venezolano, desde marzo de este año volamos con el modelo Airbus A340-600, con el cual aumentamos en 15% el número de asientos disponibles”, afirmó Siebenrock.

En este mosaico de naciones, Brasil cobra un atractivo especial para la aerolínea azul-amarilla. Esta plaza se dispone a celebrar el Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos 2016, eventos que sin duda representarán una importante fuente de ingresos y desarrollo.

Ahora bien, factores históricos como la industria del petróleo, el gas y el acero, entre otros, también alimentan el motor de oportunidades para el crecimiento de Lufthansa, indicó el ejecutivo, ya que “abren las puertas al tráfico, no solo entre Europa y Sudamérica sino también entre Rusia, China y otros países asiáticos. Vemos que el tráfico se incrementará y consideramos que estamos en condiciones de satisfacerlo con excelentes productos y servicios para Sudamérica”.

El vocero añadió que hay otros mercados latinoamericanos muy interesantes para la aerolínea europea. Tal es el caso de Bolivia, Perú y Chile, naciones a las que ofrece servicio gracias a los acuerdos de código compartido que, desde 2009, mantiene con TAM y con Avianca-Taca. Esto permite realizar vuelos de conexión, con salida desde Lima o Santiago de Chile, por ejemplo, a los principales aeropuertos del viejo continente.

Quizás en un futuro no lejano, las potencialidades de enlace entre destinos se incrementen dado que en septiembre pasado fue aprobado un nuevo paso de la fusión entre la chilena LAN y la brasileña TAM.

Asimismo, en materia de sinergias, cabe señalar que Lufthansa es socio fundador de Star Alliance, considerada la mayor alianza de compañías aéreas en el mundo, de la cual forma parte junto a otras 26 transportistas.

Invertir para ganar

Dentro de su estrategia global, Lufthansa –que es la aerolínea más grande Europa– ha invertido 27.000 millones de euros este año, dijo Siebenrock. Este monto comprende desarrollo de procesos tecnológicos para reservaciones, optimización de servicios de primera clase y la ampliación de la infraestructura en tierra con una nueva pista de aterrizaje y una nueva terminal de pasajeros en Fráncfort, además de una terminal satélite en Múnich.

Igualmente, la compañía alemana ha destinado una parte importante de su inversión a la compra de aviones. La modernización de la flota incluye los modelos Airbus A380 (uno más que se añadirá el año próximo a la flota de siete que ya están operativos), Airbus A320 (54 unidades a ser entregadas entre 2012 y 2015), Airbus 330 (comenzarán a volar tres en el primer semestre del año próximo), Boeing 747-8 (20 que se estrenarán en 2012), Embraer (seis aviones para este año y ocho para el siguiente) y Bombardier Serie C (30 unidades proyectadas para 2014).

Lufthansa forma parte del Grupo Deutsche Lufthansa AG, integrado también por Swiss, Germanwings, Austrian Airlines, Lufthansa City Line, entre otras compañías. El consorcio opera 722 aviones.

Cabe mencionar que Lufthansa ofrece servicio en transportes de gran escala, a través del Airbus A380 (el avión de pasajeros más grande del mundo), hacia Miami, Nueva York, San Francisco, Johannesburgo, Tokio, Pekín y en 2012 a Singapur. Sin embargo, unidades de esa dimensión no pueden volar hacia Latinoamérica, ya que “la infraestructura no está lista. Confiamos en que en el futuro los aeropuertos sean acondicionados. Tenemos señales muy positivas de las autoridades en cuanto a la ampliación de las pistas de aterrizaje”, explicó el ejecutivo.

En cuanto a los resultados obtenidos por el grupo, en 2010 el lucro operativo fue de 876 millones de euros y la ganancia neta de 1.1 mil millones de euros. Influenciado por los perjuicios resultantes del desastre de Japón y la inestabilidad política en el norte de África, además de los altos precios del combustible, en el primer semestre de este año, el lucro operativo fue de 3 millones de euros; fueron transportados más de 50 millones de pasajeros (10,1% más que en el mismo período anterior), de los cuales 31,1 millones volaron con Lufthansa (aumento de 14,8%).

Con nuevos retos

 A Jürgen Siebenrock le resultan muy familiares las pistas de América Latina, específicamente las de Brasil, país donde tuvo su base de operaciones en 1998, por cerca de tres años, cuando estaba al frente del manejo de Lufthansa Cargo para la región. También conoce muy bien el resto de los países de este lado del mundo, ya que ha ocupado destacados puestos gerenciales de alcance continental.
Pero desde abril de este año su ámbito de acción es otro. Cambió la movilización de mercancías por el transporte de personas. Efectivamente, este ejecutivo nacido en Suráfrica, con experiencia en Arabia Saudita, España y Estados Unidos, fue designado nuevo vicepresidente para las Américas de Lufthansa. Desde sus oficinas ubicadas en Nueva York, tiene bajo su responsabilidad la organización de la aerolínea de pasajeros en ventas, mercadeo y operaciones para Norte y Sudamérica. La expansión en la región latinoamericana es uno de los primeros retos que aborda al frente de esta nueva posición.
  •  Lufthansa vuela a 283 destinos en 105 países con 317 aviones 
  • En 2010, transportó 59 millones de pasajeros (5,9% más que el año anterior) 
  • Opera en Venezuela desde 1971
  • Vuela 7 veces por semana en la ruta Caracas-Fráncfort-Caracas, con el modelo Airbus A340-600 (el segundo avión más largo del mundo , 306 asientos)

Publicado en: Revista Producto
Sección: Notas
Autor: Gloria Calderón
Fecha de publicación: Octubre 2011

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...